Me regaló, su despedida fue tan suave que ni un sólo ruido se escuchó

Me regaló, su despedida fue tan suave que ni un sólo ruido se escuchó