Crónica de la Marcha “Matanza y Pitarra” – BTT Ribera del Fresno

Tenía pendiente, desde hace ya dos semanas, escribir esta crónica de cómo fue la marcha del 16 de febrero en Ribera, mi pueblo.

La verdad es que, en esta ocasión, no ha habido mucha historia de que contar, ya que desde los primeros metros de carrera se definió el orden final, pero bueno, esta es mi historia.

Ciertamente cabe decir que estoy orgulloso de que en Ribera se organicen cualquier tipo de actividad y, claro está, mucho más, si están relacionadas con el ciclismo. Dejando ver la gran afición de mi pueblo con el deporte, ya sea fútbol, voleibol, atletismo o cualquier otro.

La mañana empezó más tarde de lo habitual para una carrera, que para eso estaba en casa. Fui sobre las 9:20 a recoger dorsal, bolsa del corredor, saludar a los organizadores y a Pablo, mi compañero de equipo que acababa de llegar, y recoger la bici, que la tenía en el corralón tras haberla preparado el día antes allí.

De ahí a casa otra vez a vestirme y preparar el avituallamiento. Decirle a Almudena los sitios por donde pasaríamos, primero en el tramo neutralizado y, después ya, en carrera.

A la vuelta, veo que está César (Logrosán) calentando un poco con Antonio Blanco (Almendralejo) y me uno a ellos. La verdad es que no hacía mucha falta, ya que antes de la carrera tendríamos unos 20 kms de paseo por la zona del lavadero de lanas y el cerro Hornachuelos, hasta llegar al Pozo San Juan, paseo que hice junto a César y Pablo, en la parte delantera del grupo, aunque sin gastar un gramo de fuerza más del necesario para pasar por un repecho o un charco (o rodearlos, jeje)


En esto que llegamos a lo que se llama “El Cordel” o la Cañada, tramo común con la carrera posterior y les voy haciendo indicaciones del recorrido, por donde se viene y donde se separa para ir por el otro lado. Les voy diciendo cómo es el trazado que llevarán y lo que se encontrarán posteriormente.

Llegamos al Pozo y ahí avituallamiento, reagrupamiento, cambio de botes, cambio de ropa (fuera cortavientos, fuera ropa de abrigo), gracias a la presencia allí de Almudena y mi padre (gracias por venir, de verdad). Comemos algo, nos hacemos una fotillo y a la zona de salida antes de que llegue más gente y no podamos salir en buena posición.

P2160069

Y eso hicimos, ponernos “en la pole” donde salimos muy fuertes, pero no tanto como un corredor de Badajoz que hizo su sprint de salida, para caer a los pocos metros.


En esos momentos, con apenas 400 metros ya iba el primero, pero poco me iba a durar, porque casi sin darme cuenta, me pasó un corredor, vestido de azul, que parecía deslizarse sobre la bici. Por la forma de montar, de remontarme, de ir, ya sabía que poco se podía hacer para superarle, pero no yo, sino cualquiera.

Tras él fue otro, de blanco y negro y, en tercera posición, al coronar el primer repecho duro, iba yo por delante del grupo principal, aunque en la bajada me adelantaran un corredor del Bultacos, César, otro de Guareña y Pablo, aunque al empezar a subir de nuevo, les alcancé e intenté pasar, hasta llegar al segundo repecho, donde me comentó César “Tranquilo Enrique, que queda mucho!”

Pero los dos primeros se iban, el Bultacos también se estaba destacando y yo, conociendo el recorrido, sabía que luego me iba a costar más cogerles.

En el tercer repecho, César aceleró el ritmo, pasó al Bultacos y se marchó a por el segundo puesto. Por detrás, me adelanta otro Bultacos y ya me veo en octava posición en el momento en el que salimos a la Cañada. Tocaba meter plato y tirar tirar tirar.

En plena subida al cerro Gorrón, el punto más alto de la marcha, el primero de los Bultacos va perdiendo fuelle y es alcanzado, primero por el grupito de Pablo (con el de Guareña y otro Bultacos) y después por mí, que me aguanta unos metros, pero no mucho tiempo. “Ya voy séptimo”

A partir de ahí, bajada hasta el Cortijo Bonito, unas veces más cerca del trío que llevo por delante, otras más lejos, cuando veo que está Pablo tirando de ellos, seguramente para descolgarlos, pero se los estaba llevando, así que empiezo a gritar para que me viera por detrás, que si no tiraba les podía alcanzar, aunque no es hasta un giro de casi 360º, en el mismo cortijo, cuando me ve, al pasar al lado y deja de darles relevos, lo que me sirve para casi llegar hasta ellos. En esa curva me “canta” Julián que voy 7º

cortijobonito2

Bajada hasta la carretera de Los Santos (si llegar hasta el Asfalto) giro de 90º y encarar un tramo de arena y un charco grande donde Pablo pierde el equilibro de la bici y cae. Sigue delante mío unos metros pero, al pasar el río, vuelve a perder el control y, esta vez, llego a su altura. Le ayudo a ponerse en marcha, coger ritmo y nos ponemos los dos a relevos fuertes a coger a los otros dos.”Ya voy sexto, pero puedo ir cuarto”. En el río me “canta” Gustavo que voy 7º

En tramos de rodar más, Pablo va como una moto, con plato y piñones pequeños, con su cadencia habitual y, en los tramos de subida y más técnicos, me ponía yo delante, con más cadencia y aprovechando mis ruedas de 29″.

Pasamos el “Regajito” y los tenemos a 15-20 metros, no más, pero quedaba ya muy poco, teniendo en cuenta la entrada en el pueblo, con una curva muy peligrosa y el callejeo, que no nos ayudaron a conseguir nuestro objetivo, terminando a escasos segundos.

En meta llegamos ya relajados, en 6º y 7ª posición.


Después de las duchas, a ponerse el traje limpio que toca subir al podium como primer local. Premio que no celebro mucho, más que nada por no haber tenido “casi” competencia, ya que la mayoría estaban en la organización de la carrera. También por la forma de conseguirlo. El año pasado fui 5º con una muy mala salida y remontando. Este año al contrario, buena salida y perdiendo puestos.

podium_enri

Tengo que agradecer a Pablo la gran labor de equipo que realizó, sacrificando sus aspiraciones personales para echarme una mano, con la pena de no haber conseguido superar ninguna plaza. También agradecer a César su presencia y darle, una vez más, la enhorabuena por ese magnífico podium.

podium_cesar

La próxima carrera, también cerquita de casa, en Hornachos, el 16 de marzo, en la I Ruta Sierra Grande, donde espero que venga Claudio y, a ver si se anima también Pablo y alguno más del equipo, aunque habiendo prueba del Open de Extremadura, en Montehermoso, lo veo complicado.

Fotos “Con Pablo””Pozo San Juan” y “Cortijo bonito” cortesía del Club Ciclista La Cañada

Vídeo “Llegada a Meta” cortesía “Chipserena