Ciclistas y coches

Esta tarde, sobre las 15.30h mientras entrenaba en la carretera entre Alcuéscar y Montánchez, ha sucedido un hecho, para mí, inédito. Ha pasado un coche casi rozándome, en la misma dirección en la que iba yo (por el arcén)

Esto en sí, como digo, para mí, no es nuevo, ya que me voy acostumbrando a que pasen los coches muy cerca, pero lo que sí es nuevo es que, justo, a su vez, viniera de frente, por el otro carril, un coche de la Guardia Civil de Tráfico.

Al pasar tan cerca (calculo que unos 60-70cm) hice un gesto de queja, con el brazo izquierdo levantado y al minuto o así, cuando tomaba el cruce a Arroyomolinos, veo pasar al mismo coche de Tráfico, con las luces puestas, a toda velocidad.

Cuando regresaba del pueblo, en el siguiente cruce, vi que estaban parados, tanto el coche que pasó cerca de mí, como el de la Guardia Civil, justo delante. Pregunté si hacía falta algún dato mío y sólo me dijo el Guardia que habían visto la infracción y que estaban procediendo a comunicar la multa correspondiente.

La verdad es que me reconforta ver que infracciones tan graves como esa se persiguen y no se dejan impunes. No es la primera vez que pasa un coche cerca de mí , ni tampoco es la que más cerca han pasado (Bien lo podría decir @JPMonzu), pero sí es la primera vez que “pillan” al infractor (en este caso infractora), que espero que, a partir de ahora, tenga más cuidado cuando vaya al volante.

Después de ver casos como los de este fin de semana en Lleida, esto tiene que hacer pensar a los conductores el riesgo en el que ponen a las vidas de los ciclistas.

2 comentarios


  1. Juan Pe, yo diría que sabor dulce. En la acidez vivimos todos los días y, por una vez, se ve que se actúa. Acabé muy satisfecho el entrenamiento al ver que lo que pasó (mi entrenador a lo mejor no tanto porque terminé 15 min antes de lo previsto). Un abrazo y.. nos vemos el domingo?

Los comentarios están cerrados.