Conmigo no se juega

Y es que hay gente que no soporta ni una leve broma.

En 1995, un canal de la televisión rusa emitía un programa de estos de cámara oculta. Se trataba de fingir un buzón de correos, meter a una persona dentro y cuando fuera alguien a meter una carta, echarla fuera para hacer la broma.

Todo iba bien, nos reíamos, se reían las “victimas”, hasta que llegó el matón de turno… Ahí se acabaron las risas:


Casi seguro que es un montaje, está claro, si no, no lo hubieran emitido, pero por lo menos es diferente a lo que estamos acostumbrados a ver, donde la gente se cabrea y el sketch termina sin más.

Tiene ya sus añitos, pero desde aquí le mando un saludo a la familia de la persona que estaba dentro del buzón, sobre todo si no estaban avisados de lo que iban a ver.

Y también un saludo a Montse que es quien me ha mandado el video por correo, aunque yo lo he pillado por youtube, donde también estaba.